Neivana afectada por nuevo sistema de salud para educadores clama por ayuda

El cambio de modelo del sistema de salud del magisterio en el país ha generado confusión y rechazo entre la comunidad educativa, como lo evidencia el caso de la docente Luz Adriana Tovar Brand y su hija Sofia Ospina Tovar, de 19 años, quien padece parálisis cerebral.

Luz Adriana compartió su angustiosa situación en la que se vio obligada a viajar a Bogotá en busca de respuestas por el urgente relleno de la bomba de baclofeno y la cirugía necesaria para su hija, ordenadas desde marzo. Sin embargo, el Instituto Roosevelt y Tolihuila, encargados del servicio médico, no dieron solución al problema, alegando que la responsabilidad recaía en la Fiduprevisora

Ante la falta de respuesta, Luz Adriana decidió interponer un desacato a la tutela integral que protege a su hija, pero ni siquiera el juzgado recibió respuesta. Esta situación la llevó a dirigirse a las oficinas de la Fiduprevisora en Bogotá, donde se encontró con numerosas personas en la misma situación desesperada.

A pesar de que su caso se volvió viral en redes sociales, la respuesta inicial de la Fiduprevisora fue insatisfactoria, prometiendo una atención que no se materializó. Incluso, el personero de Neiva, Jerson Andrés Bastidas Vargas, reconoció que no se ha recibido denuncia específica sobre el caso de la docente Tovar, aunque sí se ha brindado apoyo psicológico al abuelo de la niña.

Necesitas Información?